¿Cómo afecta el euríbor a la hipoteca?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Las hipotecas están encareciendo desde la subida del euríbor, y no sólo eso, los bancos también están cambiando sus condiciones respecto a los préstamos.

La subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo significa un aumento inmediato del EURIBOR y, por tanto, en el MIBOR, pero no significa un aumento similar en los tipos medios aplicados por las entidades financieras en hipotecas y créditos.

Si consultamos la tabla de los tipos de referencia oficiales del mercado hipotecario del Banco de España veremos que en enero del 2022, el MIBOR a un año era negativo, -0,477, mientras que el tipo de medio de las entidades de crédito de ese mismo mes era de 1,485. Es decir, como mínimo, el interés bancario, era casi dos puntos más que el MIBOR oficial a un año. Indico como mínimo porque la tabla solo tiene en cuenta los tipos de interés, no contempla el coste de las comisiones, seguros obligatorios y otros requisitos que los bancos solicitan para conceder a un crédito o una hipotecaEl importe real pagado al banco con respecto al nominal prestado, es un porcentaje muy superior al interés oficial fijado en el crédito o hipoteca y por otro lado ese interés fijado no crece o decrece de forma similar al MIBOR.

Las hipotecas y los préstamos no se encarecen solo por el aumento de los tipos de interés del Banco Central Europeo, sino también por otros factores que dependen de la negociación individual con las entidades bancarias.

Mi opinión es que no se van a endurecer las condiciones de financiación: si el interés sube, los bancos obtendrán una mayor rentabilidad. Si los bancos obtienen una mayor rentabilidad, se puede negociar un interés ligeramente superior, eliminando comisiones y seguros obligatorios a contratar con las entidades bancarias que normalmente son a precios muy superiores a los existentes en el mercado asegurador.

Los créditos e hipotecas hubieran sido baratos si se hubiera pagado un interés similar al EURIBOR, pero el tipo medio del mercado era muy superior, aumentado con otros gastos que las entidades tenían que exigir si querían tener un retorno económico, durante el periodo en que el interés del EURIBOR era negativo.

Las entidades financieras crediticias ofrecen diferentes tipos de interés de partida tanto fijos, como variables y en la mayoría de los casos no se ajustan al tipo medio oficial publicado por el Banco de España. Pensemos que cuanto más importante es el nominal, más bajo es el tipo de interés, por ello los préstamos o hipotecas de menor cuantía, se pagan a un interés superior. Una buena arma de negociación bancaria es apelar a los tipos de interés oficiales y medios publicados por el Banco de España.

Sí que es cierto que aquellos que tengan una hipoteca vigente a tipo variable con cláusula firmada de aumento proporcional con respecto al EURIBOR, notará un aumento en su cuota. Siempre se puede aceptar el nuevo interés y negociar la eliminación de otros gastos como comisiones y seguros o negociar con otra entidad bancaria una hipoteca o préstamo en mejores condiciones.

Respecto al consumo, aunque, en teoría, el aumento del tipo de interés, desincentiva la inversión y el consumo e incentiva el ahorro, creo que un 1 % de aumento en el tipo de interés no es un gran estímulo para incentivar significativamente el ahorro, ni para frenar el consumo. Aumentado el tipo de interés se debería lograr el descenso del consumo y por lo tanto, al descender la demanda, frenar la inflación, pero no siempre se cumple la teoría. Estados Unidos ha aumentado los tipos de interés mucho antes que Europa y no se ha notado un descenso notable en su consumo.

 

Fuente: www.eleconomista.es

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.