¿Cómo ahorrar si cambio la hipoteca de banco?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los cambios de banco para la hipoteca se están volviendo frecuentes debido a las subidas en los tipos de interés y las modificaciones en las condiciones hipotecarias.

El pasado mes de marzo se vendieron en España 45.019 viviendas, según el Colegio de Registradores, un 12% más que durante el mismo mes de 2021. En este contexto de boom inmobiliario y de subida de tipos de interés desde los bancos centrales, las hipotecas se encarecen mes a mes, aunque siguen siendo más asequibles que durante los años previos al boom inmobiliario de 2008.

Si cumples ciertas condiciones, todavía es habitual encontrar hipotecas por debajo del 3% TAE a tipo de interés fijo, por lo que si tienes una hipoteca firmada hace años por encima de ese porcentaje, es posible que te interese cambiar tu préstamo de banco para ahorrarte un dinero a final de mes.

Aunque pueda parecer un engorro, cambiar la hipoteca de entidad es un proceso sencillo con un coste relativamente bajo. A continuación te explicamos cómo hacerlo.

Cómo cambio la hipoteca de banco

La subrogación de la hipoteca, el término técnico para cambiar tu préstamo de banco, es una buena manera de mejorar las condiciones de una carga que te acompañará durante gran parte de tu vida.

Esta operación es muy rápida, ya que durará aproximadamente un mes, y no necesitarás permiso de tu banco para llevarla a cabo. Ni siquiera tendrás acudir a tu oficina para comunicar que vas a hacer la subrogación.

1. Lo primero que tienes que hacer es buscar un préstamo que se ajuste a tus necesidades

2. Contacta con el nuevo banco para decirles que quieres cambiar ahí tu hipoteca y negocia las condiciones de esta

3. La nueva entidad se pondrá en contacto con tu anterior banco para comunicar el cambio, y este tiene 7 días para informar sobre tu préstamo a la nueva entidad

4. Tu antiguo banco tiene dos semanas para hacerte una contraoferta si quiere mantenerte entre sus clientes, por lo que cabe la posibilidad de que tu préstamo se abarate sin necesidad de terminar el proceso de subrogación

5. Transcurridos esos 15 días, el nuevo préstamo se elevará a escritura pública y pasarás a pagar las mensualidades al nuevo banco

Es más barato que hacer un nuevo préstamo

La subrogación tiene un coste llamado cláusula de subrogación, que está incluida en el contrato de tu hipoteca. Según el año en que firmaste el crédito, hay topes fijados a esta comisión.

Si firmaste la hipoteca después del 16 de junio de 2019, la cláusula de subrogación será como máximo del 2% sobre el capital restante para préstamos a tipo fijo, y del 0,25% para variables.

Si la subrogación es para cambiar el préstamo de un tipo de interés variable a uno fijo, la comisión tendrá el límite del 0,15% del capital que ya hayas devuelto a tu banco original, si el cambio se produce durante los tres primeros años de la hipoteca. Si la subrogación es posterior a los tres años, no se podrá exigir compensación alguna.

También tendrás que pagar la tasación de la vivienda, aunque ya la hubieses tasado para hacerte con el préstamo anterior.

¿Qué inconvenientes tiene?

El problema de la subrogación es que solo podrá emplearse para cambiar el tipo de interés, los años del préstamo, o ambos. Pero si quieres alterar otras cláusulas, tendrás primero que hacer el cambio de entidad, y luego solicitar una novación del préstamo (cambiar sus condiciones).

Esto sucede, por ejemplo, si tu objetivo es sacar del aval a un familiar para no comprometer sus finanzas -y tu banco original no te deja- o para deshacerte de productos secundarios obligatorios, como el seguro de vida.

 

Fuente: www.eleconomista.es

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.