¿Cómo funcionan los seguros vinculados?

Los seguros de vida vinculados son aquellos que se contratan por medio del banco para asegurar el pago de la hipoteca. Aunque pueda parecer lógico, lo cierto es que en la mayoría de ocasiones este tipo de seguros son muy poco beneficiosos para el asegurado.

A mayor vinculación, mejores condiciones

Es común que al pedir un préstamo hipotecario la entidad te proponga contratar un seguro de vida y de hogar. En muchos casos incluso intentan obligarte a ello, como manera de garantizar el pago de la hipoteca. ¿Pueden hacerlo?

¿Es obligatorio contratar un seguro con la hipoteca?

La ley permite a las entidades exigir la contratación de una póliza de seguro, normalmente un seguro de vida o un seguro de hogar, para garantizar el reembolso de la hipoteca o asegurar el valor de la garantía. Pero lo que no pueden hacer es imponerte su seguro: el consumidor puede elegir con qué compañía contratas, y también cambiar de un a póliza a otra siempre que quiera, mientras se mantengan las coberturas.

¿Te puede interesar el seguro del banco?

Puede que te interese contratar el seguro que te proponga la entidad, porque los bancos suelen bonificar el tipo de interés de sus hipotecas en función de los productos adicionales comercializados por el banco. En este caso la contratación no es obligatoria, pero se aplican una serie de reducciones en el tipo de interés aplicable si se decide contratar estos productos, porque como sabemos, cuanto mayor es la vinculación, mejores son las condiciones que se ofrecen.

A menudo cumplir los requisitos de vinculación tiene un coste reducido o casi nulo para el cliente, como puede ser mantener la nómina domiciliada o un número mínimo recibos, o contratar y usar una tarjeta de crédito, pero no es tan sencillo en el caso de los seguros:

Es necesario hacer cálculos para saber si merece la pena contratar (o mantener) el seguro con la compañía del banco, pagando una prima casi siempre más alta a cambio de disminuir el diferencial de la hipoteca. Pide toda la información para poder decidir.

¿Qué pasa si cancelo o dejo de pagar la prima?

Si el banco exige la contratación de algún seguro como condición para la concesión del préstamo, deberá indicarse así en la escritura y no será posible cancelar ese contrato mientras el préstamo esté vigente.

Por tanto, no podrás cancelar los productos de contratación obligatoria y si se deja de pagar la prima de un seguro, la entidad se reserva la facultad de contratar uno por su cuenta y repercutir el coste al cliente. Lo que sí puedes hacer es cambiar el seguro a la compañía que prefieras, siempre que mantenga las mismas coberturas.

Si tu hipoteca tuviera una bonificación por contratar un seguro concreto con una compañía determinada, decidir cancelar ese seguro o cambiar de compañía supone incumplir los requisitos vinculados al tipo de interés, con lo que dejarán de aplicarte esas condiciones especiales (y probablemente tendrás que pagar un interés mayor).

¿Qué información deben facilitarme?

Algunas aseguradoras suelen facilitar a sus clientes las primas que pagarán tras las sucesivas renovaciones. Sin embargo, la normativa no obliga a entregar esta información, de manera que la única obligación que tiene la aseguradora es comunicar al cliente la nueva prima anual con al menos dos meses de antelación al vencimiento de cada anualidad.

Por tanto, en la mayoría de los casos, al contratar la hipoteca y los seguros correspondientes, es probable que solo sepas la prima que pagarás durante ese año, no el coste total del seguro durante toda la vida del préstamo.

Te interesa revisar cada año si sigue siendo interesante continuar con el seguro, si te conviene cancelarlo (en caso de que te permitan hacerlo) o cambiar de compañía aseguradora (en cualquier caso). En función de la prima, cambiar de compañía o cancelar el seguro puede ser interesante incluso si se pierde la bonificación.

Estar asegurado, una garantía, pero….

Como hemos comentado, para saber si compensa contratar el seguro que te ofrece el banco, que probablemente no será el más interesante del mercado.Tener un seguro multirriesgo del hogar es muy recomendable: compara las condiciones del que te ofrecen con los que podrías contratar, teniendo en cuenta también el descuento o las mejores condiciones en la hipoteca.

El seguro de vida puede no interesar a todo el mundo:

  • Quizá solo necesites asegurar un pequeño capital porque ya dispones de patrimonio o porque cuentas con prestaciones públicas o privadas que compensan al menos en parte la pérdida de ingresos.
  • Si necesitas un seguro de vida, hacerlo directamente con el banco suele suponer pagar primas más caras o tener que contratar las garantías adicionales innecesarias, como puede ser un seguro complementario de accidentes.

Lo más recomendable es buscar una hipoteca con las menores vinculaciones posibles y si necesita un seguro hacerlo de manera independiente.

 

Fuente: www.ocu.org

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *