Las condiciones hipotecarias empeoran

Con el objetivo de evitar impagos y minimizar riesgos, la banca endurece las condiciones hipotecarias. Desde las subidas de los tipos de interés y la llegada de la inflación, son muchas las entidades que han empezado a tomar este tipo de decisiones.

La banca española ha endurecido aún más las condiciones para conceder hipotecas, crédito al consumo y préstamos a empresas durante el tercer trimestre del año. Así se refleja en la Encuesta de Préstamos Bancarios publicada ayer por el Banco Central Europeo (BCE), en la que además el sector apunta una contracción de la demanda y a un endurecimiento mayor en la parte final del año debido a la incertidumbre por el deterioro económico y la continua subida de tipos.

“En el contexto de la desaceleración económica y los temores de recesión, los riesgos relacionados con las perspectivas económicas, la situación específica de la industria y las empresas y la disminución de la tolerancia al riesgo de los bancos tuvieron un impacto de endurecimiento considerable en los estándares crediticios”, explica el BCE.

En concreto, el 50% de los bancos españoles afirmaron haber aumentado los niveles de exigencia para conceder crédito a las empresas por cuarto trimestre consecutivo por el aumento del riesgo de impagos. No obstante, el BCE advierte de un ligero estrechamiento de los márgenes de las entidades, ya que el aumento de los tipos de mercado de referencia no se han trasladado por completo a los tipos de interés de los préstamos.

En lo que respecta a los créditos para hogares, el endurecimiento en las condiciones de las hipotecas (el 50% de los bancos reconoce haberlas aplicado) ha provocado la caída más pronunciada en la demanda desde 2008. El supervisor apunta que esta evolución negativa se explica por el aumento de los riesgos percibidos por los bancos debido al empeoramiento de las condiciones económicas y del mercado de la vivienda, y, en menor medida, por las dudas sobre la solvencia de los clientes.

Igualmente, el 42% de las entidades también asegura haber elevado los criterios de concesión de préstamos al consumo para los hogares en el tercer trimestre. Al igual que en las hipotecas, el principal motivo que apunta el BCE es al aumento de los riesgos percibidos, el empeoramiento en la solvencia de los clientes y al aumento de los riesgos relativos a las garantías solicitadas.

De cara a la recta final de 2022, los bancos que han participado en la encuesta del supervisor europeo esperan que, de nuevo, se produzca una contracción generalizada de la oferta y de la demanda de crédito en todos los segmentos (hipotecas, crédito al consumo y préstamos a empresas) y que podría ser incluso más pronunciada que la registrada entre julio y septiembre.

En lo que respecta a la UE, las políticas de la banca en cuanto a la concesión del crédito han ido en línea con las entidades españolas. De esta forma, el 19% de los bancos ha endurecido las condiciones de los préstamos para empresas, el 32% reconoció un aumento de los requisitos para conceder hipotecas y el 21% constató un endurecimiento en los préstamos al consumo.

Los supervisores bancarios se encuentran vigilando la capacidad de pago de los clientes ante el temor de un endeudamiento excesivo debido a la fuerte subida de precios por la crisis energética. la guerra en Ucrania y las subidas de tipos de interés.

 

Fuente: cincodias.elpais.com

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *