Puedes pedir una hipoteca para reformar tu casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Reformar una vivienda no es comprarla, pero sí que implica un gran gasto ante el cual nunca viene mal una ayuda.

¿Sabías que existen hasta tres formas diferentes con las que puedes conseguir financiación del banco para reformar tu vivienda con una hipoteca? ¿Necesitas reformar tu casa y estás pensando en pedir una hipoteca para la reforma, pero no sabes qué te conviene más? Para ayudarte a despejar dudas, repasamos en qué consiste cada alternativa y las claves que debes tener en cuenta antes de pedir una hipoteca para reformar una vivienda.

Hipoteca para reformar vivienda: 3 formas de hacerlo

Lo primero que debes saber es que sí que puedes pedir una hipoteca para reformar una vivienda. Sin embargo, cuando optamos por obtener la financiación necesaria para realizar la reforma mediante una hipoteca, podemos escoger entre 3 formas diferentes:

  1. Hipoteca solo para reformar la casa: La primera opción es pedir una hipoteca solo para financiar la reforma. Es el caso más recomendable si nuestra casa está completamente libre de cargas. Es decir, si la casa ya es nuestra y no tenemos ninguna hipoteca sobre la misma.
  2. Hipoteca para comprar y reformar la casa: La segunda opción es pedir una hipoteca que incluya el precio de la casa que vamos a comprar y, además, un extra con el que poder afrontar la reforma de la misma. ¿Cuándo es recomendable? Lo más habitual es optar por esta vía cuando vamos a comprar una casa de segunda mano que necesita una reforma o, al menos, una puesta a punto.
  3. Ampliación de hipoteca: Finalmente, otra opción que nos permite obtener financiación para reformar nuestra casa es la ampliación de la hipoteca. Esta es la opción más recomendable en el caso de que ya tengamos la casa que queremos reformar pero que, además, dicha casa esté todavía hipotecada.

Por tanto, no solo se puede pedir una hipoteca para reformar una vivienda, sino que también habrá que tener en cuenta las circunstancias concretas de cada casa y de cada persona. De este modo, podremos escoger la opción que mejor se ajuste a cada situación y ahorrar tiempo y dinero en el proceso.

Hipoteca solo para reformar la casa: ¿cuánto te da el banco para reformar una casa?

En el caso de solicitar una hipoteca solo para reformar una vivienda que ya es de nuestra propiedad, necesitaremos dinero para pagar la reforma, pero no para comprar la casa. De este modo, lo que tendremos que hacer es calcular el valor de la reforma (para ello podemos solicitar un presupuesto previamente a la empresa que se ocupará de su ejecución) y pedir al banco el capital necesario para costear las obras.

Hipoteca para comprar y reformar la casa: ¿puedo pedir una hipoteca para comprar y reformar una casa a la vez?

En el caso de que lo que vayamos a hacer sea comprar una casa de segunda mano y después reformarla, deberemos solicitar una hipoteca que incluya tanto el valor de la propia casa como del coste de la reforma. Esto implica que el capital deberá equivaler tanto a una hipoteca ordinaria más la reforma. Es decir, suelen ser hipotecas de un coste elevado. No obstante, hay que tener en cuenta que reformar una vivienda siempre aumenta su valor, por lo que el banco también será más proclive a prestarnos el dinero si sabe que vamos a invertirlo en un inmueble que, además, será la garantía del pago de la hipoteca.

¿Cómo puedo conseguir que el banco me preste el dinero de la compra de la casa y del coste de la reforma? Existen una serie de factores para mejorar las condiciones al pedir una hipoteca. Además, también es recomendable contar con algunos ahorros previos que nos ayuden a reducir el precio final de la hipoteca que vamos a necesitar para asumir todo el proceso de compra y reforma de nuestra nueva casa.

Ampliación de hipoteca: ¿cómo puedo ampliar mi hipoteca para reformar?

Cuando ya tengamos una hipoteca contratada sobre la vivienda que queremos reformar, lo más aconsejable que podemos hacer para obtener la financiación que necesitamos para la reforma es ampliar la hipoteca. ¿Cómo? Realizando una novación hipotecaria. Es decir, reformulando la hipoteca inicial para ampliar el capital que el banco nos presta. De esta forma, evitamos tener que cancelar la hipoteca y solicitar una nueva, lo que sería mucho más caro que realizar la ampliación.

Con todo, cada una de las fórmulas de financiación para reformar tu casa tiene sus propias características. Según el caso, será más recomendable decantarse por una u otra, ya que será la forma más fácil de hacerlo y, además, la manera más recomendable si queremos ahorrar tiempo y dinero.

 

Fuente: www.idealista.com/

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.