¿Sale a cuenta cambiar el tipo de hipoteca?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Las subidas de tipos han incrementado la cantidad de usuarios que han decidido cambiar su hipoteca de tipo variable por una de tipo fijo, pero ¿sale a cuenta?

Era de esperar y está ocurriendo. La sofocante subida de las hipotecas tras el aumento de los tipos ha encendido las alarmas de miles de hipotecados, que intentan cambiarse a tipos fijos para evitar las subidas del BCE.

Según el Banco de España, los préstamos contratados con un tipo de interés variable siguen ganando por goleada a los de hipoteca fija, pero esto puede ir cambiando con el paso de los meses. El Euríbor más alto en una década (cerró agosto en el 1,242%) ha pegado un buen pellizco en la economía familiar de muchos hogares que ahora se replantean muy seriamente el cambio.

Sin embargo, no estamos ante un proceso fácil de realizar y obligará al hipotecado en este caso a afrontar una jugosa comisión que variará en función de cada banco, aunque la actual ley hipotecaria limita el coste al 0,15% del importe del préstamo en sus tres primeros años de vida. Esto quiere decir que si en tu caso tenías una hipoteca de unos 300.000 euros deberías afrontar un gasto de alrededor de 450 euros.

LA CANTIDAD A PAGAR, ENTRE 75 Y 500 EUROS POR CADA 50.000 EUROS HIPOTECADOS, DEPENDIENDO DE SI EL CAMBIO SE HACE DENTRO DE TU PROPIO BANCO O CAMBIAS DE ENTIDAD

A la hora de cambiar el tipo de una hipoteca de variable a fijo puedes hacerlo de tres formas distintas: haciendo una novación (cambiar las condiciones de tu hipoteca con tu mismo banco), una subrogación (cambiando tu hipoteca de banco), o cancelando tu actual hipoteca y contratando una nueva.

Las ofertas a las que podrás acceder y el método para hacer el cambio, tanto en tu banco como en otro, dependerán de las propuesta que tenga cada entidad, que tendrá en cuenta tu perfil financiero (ingresos, edad…) para medir el riesgo de la operación, los años que lleves pagando tu actual hipoteca…Y ya están ajustando al alza en muchos casos.

Una decisión bien meditada

A la hora de afrontar el cambio es importante que no te dejes llevar por los nervios de ver los movimientos del BCE y analices que es una operación a largo plazo, ya que los tipos pueden subir y bajar varias veces a lo largo de 30 o 40 años. Los gastos de hacer un cambio de hipoteca dentro del mismo banco son algo más baratos que si te cambias de entidad. Y también más engorrosos, ya que tu banco actual intentará retenerte y terminará ‘forzándote’ a tener que cancelar tu actual hipoteca para irte a la competencia, algo que te costará más que si lo hicieras de forma subrogada.

LOS TIPOS DE INTERÉS PUEDEN SUBIR Y BAJAR VARIAS VECES A LO LARGO DE 30 O 40 AÑOS

¿De cuánto dinero estamos hablando? Los expertos explican que esta cantidad dependerá de dos cosas: de lo que diga tu contrato y de la fórmula que uses para hacerlo (novación, subrogación o cancelación y apertura de una nueva), pero la norma general para un cambio dentro de tu propia entidad suele estar en un gasto de 75 euros por cada 50.000 contratados, 225 euros en la subrogada y más de quinientos euros (512) en el caso de que optaras por cancelar el préstamo de 50.000 y abrir uno nuevo. Y a partir de ahí analizar cuánto te puedes ahorrar con las ofertas que te presenten los diferentes bancos. También contando con que podrás ‘abaratar’ la operación a través de otros productos que tengas contratados.

 

Fuente: www.diariodesevilla.es

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.