Seguros con primas inasequibles obligatorios en las hipotecas de BBVA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

La entidad establece como obligatoria la contratación de un seguro de vida para conceder una hipoteca. Además, la prima, cuya cantidad es bastante elevada, se incluye dentro del préstamo, lo que permite al banco cobrar intereses sobre ella. De este modo BBVA quiere protegerse ante posibles impagos.

En un caso real de una hipoteca de 120.000 euros solicitada por una pareja con ambos miembros con contrato fijo, el banco les exige un seguro de protección de pagos por un importe conjunto de algo más de 8.000 euros.  Para facilitar su pago, el seguro se financia dentro del mismo préstamo, que asciende en consecuencia a 128.000 euros.

Con esta medida, que es obligatoria para acceder al préstamo con las mejores condiciones (si no se acepta, el tipo de interés es mucho más alto), el banco se asegura cobrar puntualmente las letras de la hipoteca aunque los clientes no puedan afrontarlas por un empeoramiento de su situación económica. Además, como el seguro también es de BBVA, obtiene esos 8.000 euros de ingresos adicionales. Y no sólo eso, sino que, al incrementar el importe del préstamo, también aumentan los intereses que cobra el banco sobre el total del préstamo.

Un portavoz de BBVA explica que «en BBVA, para formalizar una hipoteca, no hay que contratar un seguro. Una hipoteca implica una financiación a muy largo plazo, a veces hasta 30 años, y en ese período pueden ocurrir situaciones muy adversas en la vida del cliente. Por ello, es aconsejable sopesar la contratación de una cobertura que pueda dar tranquilidad a su núcleo familiar. BBVA ofrece sus clientes la posibilidad de contratar esta cobertura ante situaciones adversas. Es el cliente quien decide si lo contrata y, en caso de que lo haga, tiene flexibilidad en la modalidad que lo quiere contratar, en el importe, en el plazo y si quiere financiarlo».

Con este seguro, BBVA compensa en parte la pérdida de rentabilidad que supone ofrecer hipotecas a tipo fijo con intereses tan bajos como el 1%. Porque, al incluir este seguro, un tipo que era del 0,95% sin él se convierte en una TAE (Tasa Anual Efectiva) del 1,8%.

Esta práctica no es común en el resto de entidades, que suelen limitarse a requerir un seguro de vida que cubra la hipoteca en caso de fallecimiento de alguno de los clientes. Ahora bien, también es habitual que exijan la contratación de otros productos como fondos de inversiónplanes de pensiones u otros instrumentos de ahorro que generan comisiones para la entidad y compensan la baja rentabilidad de las hipotecas.

Ahora mismo, la banca española se ha embarcado en una guerra hipotecaria en la que las entidades no solo buscan captar nuevos clientes que compran una vivienda, sino que también tratan de robarse unas a otras clientes con hipotecas vivas mejorando las condiciones del préstamo original.

Esta guerra, que tiene muy preocupado al Banco de España, ha provocado que las entidades hayan bajado los tipos de las hipotecas -que ofrecen mayoritariamente a tipo fijo-  hasta niveles del 1%, lo cual implica una rentabilidad muy baja; y más todavía si los tipos oficiales del BCE empiezan a subir antes de lo esperado por el fuerte repunte de la inflación en la zona euro.

Esto obliga a los bancos a buscar otras vías para compensar esos bajos márgenes, de ahí que exijan la contratación de otros productos que generen intereses o comisiones. Aunque el seguro del BBVA supone llevar esta política a un nuevo nivel.

 

Fuente: okdiario.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

No Comment

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *